Metamorfosis

18 de junio de 2015





  Aurora Luque nos habló ayer, en el Museo Pompidou de Málaga, sobre las "incensantes metamorfosis", literarias y artísticas, ovidianas y picassianas. De la hermandad de los más grandes creadores, de estos inmensos metamorfoseadores (el Picasso de su etapa walteriara, el Julio González de la mítica Dafne, del Ovidio y sus más de ciento setenta metamofosis o puros actos del crear frente a la imposición de programas políticos...). Y nos leyó también algunos de sus poemas (de sus libros "Camaradas de Ícaro" , de "La metamorfosis incesante"). Una tarde deliciosa, con el mar, siempre cambiante, siempre idéntico a sí mismo allí afuera.

El jurado

6 de mayo de 2015


En la foto, con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el director del Instituto Municipal del Libro, Alfredo Taján y Ana Gavín, Directora  General de la Fundación José Manuel Lara, los miembros del jurado del IX  Premio Málaga de Novela: Luis Alberto de Cuenca, Eva Díaz, Antonio Orejudo y Antonio Soler.

Premio de Novela de Málaga

4 de mayo de 2015


Esta mañana, en la entrega del Premio Málaga de Novela, en el Salón de Espejos del Ayuntamiento.¡No me lo puedo creer todavía! Me llamaron anoche a última hora y no daba crédito.
¡Me han concedido el premio! Un inmenso honor, una inmensa alegría.

Elogio del papel

1 de mayo de 2015

El libro es la flor más hermosa de la primavera. Sus hojas -de origen vegetal- se abren sin rubor para mostrarnos todos sus encantos, todas sus delicias, todos sus placeres.
 Cuenta la leyenda que fue un eunuco chino, Cai Lun, quien a comienzos del siglo II d. C. consiguió la fórmula magistral de esa maravillosa materia llamada papel. Fibra de cáñamo, morera o bambú triturada para conseguir una superficie lisa y clara sobre la que escribir.
  El libro de Roberto Casati, en puridad, no es tanto un elogio del libro de papel, cuanto un denuesto de tanta cacharrería tecnológica, al fin y al cabo una industria del entretenimiento como otra cualquiera. Frente a la cual hay, según el autor, que establecer ciertas cautelas. Así nos dice: "El libro es un excelente objeto de intercambio social.(...) su función (...) no es sustituible por el libro electrónico." Porque para él -y probablemente tenga razón-, "los nuevos formatos no han abierto nuevos horizontes de lectura; al contrario, esa lectura nos ha sido robada" y, en cierto sentido, "el entorno digital se ha vuelto hostil para la lectura de libros" (pág. 33). Pues "Si leer significa aislarse para profundizar, es evidente que los nuevos  dispositivos electrónicos no nos ayudan, sobrecargados como están de aplicaciones extraordinariamente entretenidas" (pág. 64). El iPad, por ejemplo, "no es solamente un ordenador de consumo en sí, es el último eslabón de una gigantesca cadena de distribución de la cual es el escaparate" (pág. 50).
 En fin, cuestiones interesantísimas sobre las que hay que reflexionar. Incluso desde medios cibernéticos como éste en el que escribo.

Roberto Casati, "Elogio del papel". Barcelona, Ariel, 2015.

Feria y lectura

29 de abril de 2015

Programación del Instituto Municipal del Libro de Málaga para la Feria del Libro de este año.
Con un texto de su director, Alfredo Taján, haciendo una más que intensa apología de la lectura.
(Lectura y feria, lectura y mar, por qué iban a ser incompatibles).

Montalbano de nuevo

28 de abril de 2015

En el lenguaje coloquial -yo lo he oído y no hace mucho-, de una persona inteligente y culta se dice, con admiración, que "sabe latín". No sé si en italiano existirá una locución parecida, pero la idea debe ser la misma: el latín como el remate de lo difícil y de lo culto. Por eso el efecto cómico cuando un personaje de esta novela, Catarella -quien de ordinario se expresa con una jerga intraducible- amanece hablando latín, está asegurado.
 Pronto comprobamos, no obstante, que se trata de un sueño: el comisario Montalbano está soñando. Y a Camilleri no le queda más remedio que traer al lector al campo de la verosimilitud más aquilatada porque, si no, el pacto se hará añicos...
 Pero Camilleri sabe de sobra cómo restaurar ese pacto; bordear el campo de lo imaginado, de lo soñado, de los presagios, para acabar incorporándolo a una trama negra. Y conseguir el beneplácito del lector, que éste siga leyendo sin parar.
 Yo misma, a pesar de caer en la cuenta de que, aunque no había leído el libro, sí había visto el telefilme que sobre él se ha hecho, he seguido leyendo. Y en un par de días me he terminado el libro. (Gracias a mi amiga Eloísa, pues ha sido un regalo suyo).

Andrea Camilleri. "Un filo de luz". Barcelona, Salamandra, 2015.

Más feria

27 de abril de 2015


Éstas son las actividades que organiza el Centro Andaluz de las Letras para la Feria del Libro de Málaga. Unas propuestas interesantísimas.¡Nos vemos!