Tragedia lisboeta

5 de febrero de 2012

Esta novela permeneció inédita en vida de su autor. De hecho, no se publicó hasta ochenta años después de muerte, en 1980, y no en español. Como nos señala la contraportada, esta es la primera traducción que se hace a nuestro idioma. Pero también dice la contraportada que la trama absorberá al lector "desde la primera página". Bien, yo creo que no; al texto hay que concederle un tiempo, tenemos que adentrarnos en sus páginas para imaginarnos los personajes y congraciarnos con ellos, para tratar comprender los entresijos de esa minúscula sociedad lisboeta...A la novela le falta, sin duda, una revisión. Hay escenas más bien farragosas (cuando intervienen varios personajes, sobre todo) que quizá hubieran necesitado ser pulidas; hay, incluso, algunas palabras ininteligibles en el original, que se han tenido que señalizar con puntos suspensivos  entre corchetes. Con todo, el autor la consideraba una de sus mejores obras y no le falta desde luego interés, con ese análisis psicológico de los personajes que insensiblemente se van deslizando hacia lo que el título nos anuncia de una forma inequívoca. Una tragedia a la que el lector asiste entre impotente y morboso, leyendo y pensando a la vez si no habría forma de que estos personajes se redimiesen de su propia pasión, de su propia ceguera.
Una hermosa novela, en fin, que la editorial Gadir hace muy bien en rescatar.
(Algunos deslices mínimos no estropean la traducción; en la página 204 un nombre propio aparece escrito una vez con uve y dos con be;  en la página 31 se habla de la "pierna orienal".. ¿la izquierda o qué demonios quiere decir?)


José María Eça de Queirós, "La tragedia de la calle de las Flores". Madrid, Gadir, 2011. 


1 comentarios:

Laura Uve dijo...

Parece interesante, la apunto en la interminable lista.

Un abrazo!!