Regalar el mundo

22 de diciembre de 2011

El mundo está en los libros. Todos los mundos, el mundo. Todos los mundos posibles y los imposibles también.
Los libros no sólo contienen una obra literaria sino una literatura y una lengua. Y un mundo -mil mundos- con todo su espesor sensible y cognoscitivo.
Regalar un libro no es regalar la luna, un lugar árido y mudo, es decir, nada; es regalar el mundo vivo y lleno de cosas de los humanos. Los libros contienen el mundo y a la vez son lo mejor de ese mundo, de las mejores cosas al menos, en las que puede invertirse el tiempo, el esfuerzo, el placer y el dinero.
Regalar el mundo no es un acto irreal o pretencioso, sino un acto certísimo y lleno de generosidad.
Regalar un libro es regalar el mundo, un mundo, el mejor mundo posible.



8 comentarios:

Laura Uve dijo...

Jamás me ha decepcionado que me regalen un libro.

Por cierto, ya tengo el tuyo en casa... a ver cuando lo empiezo que ando embarcada en uno de casi mil páginas.

Besos!!

Julio dijo...

De acuerdo contigo Herminia. El mundo es un libro. Cada libro es un mundo. No saben lo que se pierden los que no tienen pasión por los libros. Pásalo lo mejor que puedas estas navidades y seguiremos en el 2012 con nuestros blog y nuestras lecturas. Un beso.

HLO dijo...

Laura: bueno, si te llegan con la biografía del último crack del fútbol, no sé...
Tener una lectora como tú sí que es un regalo (inteligente, cultísima, sensible y no sólo para la historia y la literatura). Un fuerte abrazo y felices vacaciones.

Julio: pues sí, la mejor forma de compartir mundo es un libro.Que sigams en contacto a través de las letras y la pasión por la novela. Un fuerte abrazo y buena entrada de año.

Biblioteca dijo...

Hola, Herminia, me encanta tu texto. ¿Me lo regalas para que lo reproduzca en el blog de mi biblioteca? Pondré tu nombre y la referencia, por supuesto. Mientras me contestas, te deseo lo mejor para estos días, junto a los tuyos. Besos, Pedro M. Domene

indigo dijo...

Totalmente de acuerdo, compi, cómo no.
Un besazo para estas fiestas.

HLO dijo...

Pedro: Por supuesto, es un honor para mí que me lo pidas.

Índigo: besos y literatura para este año que empieza!

María José Fernández dijo...

Lo que no decepciona es tu blog, con entradas tan poéticas y certeras como ésta. Estoy deseando robarte esas palabras, hacerlas mías y soltarlas a la menor ocasión: regalar un libro no es regalar la luna... es mucho más y mejor.
Algún libro sí que me ha decepcionado; el mundo a veces también, jeje.

HLO dijo...

Me alegro de que te gusten esas palabras. En el fondo son algo así como magia "simpática", para propiciar los regalos de libros...
Y es verdad que hay libros que decepcionan pero siempre hay más libros ahí, aguardándonos.
Un abrazo.