Plenilunio

4 de junio de 2009


"Plenilunio" es también una novela negra.En ella, con el asesinato de una niña al fondo, Muñoz Molina narra las peripecias vitales de un puñado de personajes: el inspector recién llegado del País Vasco, la maestra de la niña, el asesino...Peripecias no equivalentes, por supuesto, pero que se entremezclan para crear un paisaje moral apabullante. Un paisaje que imaginamos con la contextura exacta de la ciudad natal del escritor, Úbeda. Ésta ya no es sólo la ciudad renacentista de El Salvador siloesco, sino la ciudad narrada por Muñoz Molina en otras obras también ("El jinete polaco", por ejemplo)
Todos los asesinatos de niñas se parecen (en su crueldad, en su zafiedad, en su brutalidad extrema). Pero sólo la excelencia de un escritor puede convertir un suceso tan horrendo en una lección magistral acerca de lo humano.
Hay una alusión especialmente dramática a una inscripción que, alterada, hemos visto todos en los ascensores: Impida que los niños viajen solos. Los graciosos que borran la sílaba "im" y la "i de "viajen" no han leído, seguro, a Muñoz Molina.

Antonio Muñoz Molina, "Plenilunio". Madrid, Alfaguara,1997. 485 páginas.

4 comentarios:

Nicetas dijo...

Yo leí la novela hace tiempo y me pareció tristona.

indigo dijo...

¡Esta la he leído y visto! Y me gustaron ambas.
Un besote

Francisco Ortiz dijo...

Sin embargo me estrellé en la relación del inspector con la maestra, me quedé encallado, porque sentí piedras en mis suelas lectoras con el discurso que injertaba el autor en boca de sus personajes. Lástima, hasta ahí el libro me parecía de altura: en fin, lo retomaré quizá algún día.

Paco dijo...

YO LA LEI... y ni me acuerdo.