Vampiros y brucolacos

4 de diciembre de 2010


Por si alguien cree que la moda de los vampiros es reciente o, como mucho, se remonta a fines del XIX con el Drácula stokeriano, traigo a colación este librillo. Un volumen minúsculo de cubierta roja que, en realidad, es una de las "Cartas eruditas y curiosas" (la vigésima del tomo cuarto) del padre Feijóo. En ella, después de analizar las noticias que sobre vampiros, brucolacos y redivivos dan algunos autores de su época, los califica de simples "patrañas". "Algún embustero inventó esa patraña: otros le siguieron, y la esparcieron. Esparcida, inspiró un gran terror a las gentes, que no pensaban en otra cosa, sino en si venía algún vampiro a cchuparles la sangre, o torcerles el pescuezo".
El espíritu racionalista del padre Feijóo no pasaba por ahí.

(En la ilustración, el óleo de Edward Munch, "La mujer vampiro").

Benito Jerónimo de Feijóo, "Sobre la existencia de los vampiros". La Laguna, Artemisa Ediciones, 2006.

1 comentarios:

RAR dijo...

sabes que me encantan los chupadores de sangre!! arriba los vampiros!!