El error

3 de enero de 2011


Ya sé que no todas las novelas pueden empezar "La heroica ciudad dormía la siesta", es decir, con una frase redonda, cargada de ironía que, además, encierra toda la esencia de la Vetusta clariniana en seis palabras. Pero si en el primer párrafo se acumula "preciosa morena vestida sólo con un tanga", "agua turquesa del Caribe" y protagonista desgraciado, absténganse, queridos lectores, de seguir leyendo. Si luego aparecen yates y aviones privados y un crimen en lontananza, qué les voy a decir...
Sólo se me ocurre decirles que se vayan a los clásicos del género negro. O, si no la han leído, dedíquense con ardor a "La Regenta". Harlan Coben será uno de los autores más vendidos (no lo dudo, en toda la amplitud semántica de la frase) pero desde luego con mis euros no va a contar de ahora en adelante.
Mi error no fue un día abrir un libro (parafraseandoa Caballero Bonald y a Jack London, cf. José Manuel Caballero Bonald, "Somos el tiempo que nos queda", pág. 455) sino encargar éste sin haberlo hojeado yo antes.

Harlan Coben, "El último detalle". Barcelona, RBA, 2010.

11 comentarios:

Laura Uve dijo...

Parece mentira que, a veces, cometamos errores así ¿verdad? pero bueno........ Aplaudo releer La Regenta, una de mis novelas favoritas.

Un abrazo.

HLO dijo...

Pues pasa. Y da coraje gastarse los euros así de tontamente.

Abrazos

Laura Uve dijo...

Tomo nota para no comprarla... me fio de tu criterio y tengo mucho por leer.

Abrazo grande!

Julio dijo...

Yo he leido varias novelas de Harlan Coben, sobre todo los de la serie con Myron Bolitar como protagonista y me han gustado mucho. Pero .... sobre gustos ... Un beso.

HLO dijo...

Julio ¿habré empezado a leer por la novela equivocada?

Otro beso

Laura: ¿has leído algo de Banville? ¿O de Iris Murdoch?

Julio dijo...

No sé, quizás le das demasiada importancia a la primera página, ¿no te pasó lo mismo con los suecos Maj Sjowall y Per Wahloo y su inspector Martin Beck? Lo dicho a cada uno le gusta lo que le gusta.

Noemí Pastor dijo...

No hace falta que te diga que de los errores se aprende. Servidora, después de pagar demasiado dinero por garbanzadas, decidió ir solo a tiro fijo y arriesgar nada más que en los préstamos bibliotecarios. Y me va bien.

Laura Uve dijo...

De Banville, no (¿empiezo con Los infinitos?). De Murdoch sí he leído, aunque hace tiempo.

HLO dijo...

Noemí: tendrás un buen sistema bibliotecario a mano.

Laura: de las tres que me he leído de él (junto con "El mar" y como Benjamin Black "El lémur")es la que más me ha gustado y yo la calificaría sin ambages como obra maestra.

jordi valero dijo...

Coger el libro y recrearte con la cubierta, notar su peso en la mano y deslizar el pulgar pasando páginas suavemente hasta empezar por la cubierta, leer el título original y ver el año de publicación, también quien traduce y después empezar a leer lentamente tantas páginas como el cuerpo aguante; si no aguanta dejarlo y si aguanta comprarlo. Pero nunca comprar a ciegas. ¿O si? Audacia es el riesgo.

indigo dijo...

Compi, observa que el título ya anticipaba su (la del libro y la del autor) caída: el último detalle.
Felicísimo y próspero 2011 para ti y los tuyos, guapísima.
Un besazo