Suite francesa

24 de enero de 2011


Es un libro que quería leer hace tiempo pero que no había comprado por diversas circunstancias; ahora sí lo he adquirido. La editorial Salamandra ha hecho una edición especial de diez títulos emblemáticos para conmemorar su décimo aniversario y ha incluido este título. Los libros de esta colección tienen la portada lisa, de un solo color, y lo más característico son las esquinas achaflanadas de los ángulos superior e inferior derecho, además de los precios un poco más bajos (impresos ya directamente en la contraportada).
La historia de la publicación del libro de Némirovsky es estremecedora: escrito en los meses previos al internamiento en un campo de concentración nazi y el asesinato de la escritora, el manuscrito quedó bajo la custodia de sus hijas que lo pasearon durante mucho tiempo en una maleta, símbolo de la precariedad de sus propias vidas de huérfanas de ascendencia judía perseguidas en la Francia ocupada.
Pero no es sólo un libro testimonial. Ante todo es una obra literaria y el tratamiento que recibe ese magma histórico que es el entorno vital de de la escritora es un tratamiento literario de altísima calidad.

Irène Némirovsky, “Suite francesa”. Salamandra, 2010

4 comentarios:

antonio dijo...

Siento no haber podido asistir a tu presentación en La Casa de los Tristes,
lo siento.
Saludos

Francisco Machuca dijo...

Novela impresionante bajo una perspectiva diferente.Aquí la presencia de los alemanes es casi secundaria y toda la crítica recae en el comportamiento de los demás.Valiente,porque la autora fue víctima precisamente de los otros.Impactante también lo es el prólogo.
Un fuerte abrazo.

Laura Uve dijo...

He leído la novela, es tremendamente desgarradora. Refleja el colaboracionismo francés, que tuvo grandes dimensiones (hace poco comentaba la película de "La llave de Sarah", que trata sobre este tema).

Excelente Némirovsky...

Un abrazo

HLO dijo...

Antonio: no te preocupes, el sábado 19 de febrero leo en la Biblioteca de Andalucía de Granada, a ver si puedes ir.

Francisco Machuca: sí, era un tema tabú para los franceses pero ahí está toda la historia del colaboracionismo.

Un abrazo

Laura: sólo he empezado a leerla pero sospecho que, conociendo el desarrollo de los hechos históricos, parecerá mucho más terrible.

Abrazos