Mímesis y simulacro

5 de mayo de 2011


Ayer fue presentado en el Centro Andaluz de las Letras, en su sede malagueña, el libro del novelista y profesor de la universidad de Brown, Juan Francisco Ferré,"Mímesis y simulacro".
La introducción estuvo a cargo del también escritor y profesor universitario Antonio Garrido Moraga, quien recomendó vivamente la lectura (y la compra, según la conocida anécdota jardeliana) del libro. Pues tras este sugestivo título se recogen, una serie de textos ("me he divertido leyéndolos" afirmó) cuyo eje sería la reivindicación del simulacro como expediente literario y el denuesto de la mímesis, concepto éste presente en la tratadística desde Aristóteles y con gran predicamento en la preceptiva renacentista y barroca. Un principio éste de la mímesis basade en la imitación de la naturaleza y del comportamiento humano, un orden canónico "rigurosamente falso" como recalcó Garrido Moraga. Pues ignora la subjetividad y sería la "inestablidad" lo más característico del concepto (cf. Erich Auerbach, Mimesis. Fondo de Cultura Económica, 1983).
El arco temporal de los ensayos va desde el marqués de Sade (siglo XVIII) hasta nuestros días, con Foster Wallace (muerto en 2008).
Muy interesante me ha parecido también el que dedica Ferré a la novela histórica (género al que dedicó alguna que otra pulla el profesor Garrido, supongo que al género en su versión más mostrenca y adocenada).

A continuación, Juan Francisco Ferré, desnudó físicamente la portada del libro, pues bajo la colorista sobrecubierta hay una portada con someros trazos negros. El autor hizo hincapié en la mediatización de la realidad, es decir, en la construcción que los medios de comunicación hacen de la realidad. Y en un irónico tour de force, mediatizando al medio, sus plabras estuvieron basadas en la entrevista que un medio de comunicación le había realizado y que (como en efecto acertó) aparecería más que medianamente mutilado en sus páginas al día siguiente...
La obligación del escritor consistirá, a decir de Ferré, en "ser fiel a la realidad", a esa nueva realidad que escapa de los moldes narrativos decimonónicos y constumbristas, que no puede ser ya lo que la literatura -la tradición literaria- ha dicho que sea....Lo virtual y lo real se confunden, "como en la cabeza del Quijote". El novelista debe der capaz, y así ha sido siempre, de responder a las necesidades de una época. La mímesis, predominante al menos hasta Kafka, ha dejado de ser válida y el simulacro (la apariencia sola de lo que se expresa) ha venido a ocupar su lugar, incluyendo todos los elementos tecnológicos y mediáticos que componen, irremediablemente, nuestra cultura. Se erige en imperativo del escritor (como escribirá en la introducción del libro) "una renovación crítica de su instrumental de aproximación a la realidad". Cuando se ha consumado "la digitalización de la realidad" (pág.12), habrá de construirse "un realismo que tome plena conciencia del crecente dominio de lo artificial sobre todos los ámbitos de la realidad". Frente a un mercado como "instancia suprema de sanción estética" (pág. 13), hay que realizar las apuestas literarias. Y apostar fuertemente, como ha hecho el Ferré narrador (cf. su novela Providence).

Hay que resaltar la bella factura del libro tanto como la impecable edición al cuidado de Francisco Javier Torres.

Juan Francisco Ferré, "Mímesis y simulacro". Benalmádena, EDA, 2011.

6 comentarios:

primerostrazos dijo...

Hace poco estuvo Juan Francisco Ferré en Zaragoza en las jornadas "Hacia la narrativa del siglo XXI" hablando sobre "Providence". No la he leído todavía pero me pareció muy atractivo, también lo parece "Mímesis y realidad".
Interesante blog. Un saludo!

HLO dijo...

Muchas gracias, primerostrazos.
La novela no la he leído pero sí el ensayo, aunque entero todavía no, y tiene cosas muy interesantes.

Saludos.

Francisco Javier Torres dijo...

Acertado comentario. Gracias Herminia. Juan Francisco es un tío muy muy preparado y quizás abrume algo siempre ese derroche de erudición y análisis. Pero sus textos resultan siempre estimulantes de verdad y sus juicios casi siempre acertados. Y a pesar de ese halo hipermoderno y casi apocalíptico en ocasiones, lo que a mí más me agrada, no obstante, es que en el fondo de todos estos ensayos subyace una reivindicación de la Literatura, subrayado Literatura, tal y como la conocemos. No sé, otros modos tal vez, pero que al final percibimos como una declaración de amor y de esperanza a "esa cosa" que tanto amamos... Besos

Francisco Javier Torres dijo...

Acertado comentario. Gracias Herminia. Juan Francisco es un tío muy muy preparado y quizás abrume algo siempre ese derroche de erudición y análisis. Pero sus textos resultan siempre estimulantes de verdad y sus juicios casi siempre acertados. Y a pesar de ese halo hipermoderno y casi apocalíptico en ocasiones, lo que a mí más me agrada, no obstante, es que en el fondo de todos estos ensayos subyace una reivindicación de la Literatura, subrayado Literatura, tal y como la conocemos. No sé, otros modos tal vez, pero que al final percibimos como una declaración de amor y de esperanza a "esa cosa" que tanto amamos... Besos

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

Muchas gracias, Herminia, por tus interesantes comentarios sobre el libro. Acabo de enlazarte en mi blog, donde vengo de publicar la entrevista que leí en la presentación. te agradecería, no obstante, que corrigieras el error de mi nombre que aparece al pie de la entrada en la referencia del libro.

Un abrazo,
Juan Francisco

HLO dijo...

Juan Francisco: Corregido el lapsus calami (las condiciones domésticas en las que redacto estas entradillas son un poco particulares). Y gracias a ti por tu atención.

Abrazos