Tertuliano

22 de mayo de 2011


Tertuliano, originalmente, era un señor muy elocuente, verboso quizá (hoy, ya se sabe, "tertulianos"son esos señores de la radio que hablan mucho de todo sin saber casi de nada). Nacido en Cartago (hoy Túnez), en el 155 d.C. , una época en la que la doctrina cristiana aún no está definida por completo; de tal modo, que unos asumen el criterio de verdad, el dogma, y el resto (el propio Tertuliano después) son considerados herejes, pues están en contra del núcleo esencial de la creencia.
Pero esta obra es muy adecuada para la naciente moral cristiana. Práctica, sobre todo, porque se dedica a fustigar a las mujeres en lo único que pueden considerar propio en esta época, en el bastión de su micropoder: su belleza y su adorno (los cuidades del cuerpo, el ornatus, y los vestidos y las joyas o cultus). A las mujeres se les va a exigir el pudor más extremo (la sumisión más extrema). Y si van, veladas, mucho mejor (¿les suena de algo?). Pues ese apego al cuidado del propio cuerpo y la ropa apuntan hacia la impudicia y la ambición más detestable. Así leemos: "Pues delinquen contra Él las que martirizan el cutis con maquillajes, manchan sus mejillas de rojo, perfilan los ojos de negro" (pág.79).
Si Helena Rubinstein levantara la cabeza....

Tertuliano, "De cultu feminarum. El adorno de las mujeres". Introducción, comentarios, texto latino y traducción de Virginia Alfaro Bech y Victoria Eugenia Rodríguez Martín. Málaga, Universidad de Málaga, sine data.

4 comentarios:

Francisco Ortiz dijo...

Siempre el poder contra alguien, siempre sometiendo.

HLO dijo...

Eso era la iglesia en sus comienzos, por si alguien se había hecho otra idea.


Un abrazo

jordi valero dijo...

Si Tertuliano levantara la cabeza y viera con que malsana intención cabalgan sobre su apellido individuos que de humanos tienen poco y de Tertulianos nada, aunque así se autonombren... no la levantaría más.
¡Va por ustedes, Sálvame!

PD: curioso post HLO, me has dado a conocer alguien interesante del que no tenía ni idea. Gracias!

HLO dijo...

Jordi: es que hubo una época en la que me di a los Padres de la Iglesia (latinos y griegos). No leía otra cosa.