Cassata

20 de septiembre de 2009


Cuando escribí el artículo "Las islas asesinas" para la revista .38 (tras la amable invitación de Ricardo Bosque), no pude incluir la Sicilia de Camilleri. Por la sencilla razón de que no había leído nada del autor y su inefable Montalbano. Sabía de su existencia e incluso del origen del nombre de su personaje, un homenaje a su amigo Vázquez Montalbán. Eso había que arreglarlo de inmediato, me dije. Pero las prisas son malas consejeras. Como no sabía por cuál de los títulos sería mejor empezar (ya se sabe que leer y rascar, todo es empezar) cogí al azar de un estante alto de la librería un Camilleri.Luego, con el ansia propia de un falso abstemio me puse a buscar otros libros por el recinto. Cuando por la tarde me tumbo en la cama a leer (mi segundo sitio favorito para la lectura; el primero es la terraza de mi dormitorio, mi estudio de verano con vistas al mar),compruebo que no se trata de un Montalbano el libro que acabo de comprar. No es una novela negra sino una novela amatoria, la que describe la iniciación amorosa de un muchachito siciliano llamado Nenè "de Vigàta, la ciudad imaginada para situar al comisario Salvo Montalbano" (según texto de contraportada). Tiene su gracia la novelita pero no era lo que buscaba.La próxima vez leeré con detenimiento las contraportadas para eludir las argucias de editores y sus equívocas citas

(La fotografía es de una cassata, el dulce con el que una viuda muy amable recompensa al jovencito tras su proeza amatoria).

Andrea Camilleri, "La pensión Eva".Barcelona, Salamandra, 2008.

7 comentarios:

viajealrededordeunamesa dijo...

Me pasó exactamente igual, solo que en la biblioteca. Despues de cojer el unico Camilleri de la estanteria y bajar al mostrador, en la cola me doy cuenta que no es para nada novela negra... pues nada de nuevo al estante, otro día sera. menos mal que a mi no me costo un duro...

saludos!

HLO dijo...

Alguna ventaja tendrían que tener las colas...Y las bibliotecas (a mí no es que me disgusten las bibliotecas, es que sobre todo me gusta MI biblioteca).

Saludos

Ricardo Bosque dijo...

Bueno, pues tienes donde elegir. junto a Márkaris, es uno de mies escritores criminales vivos, sobre todo por la cotidianeidad de sus tramas y la calidad y calidez de sus personajes. Incluso la serie que hicieron para televisión estaba bastante bien, y eso que el salto a la tele no suele ser fácil.
¿Algún título? Me gustan todos. pero tal vez diría El ladrón de meriendas. O La excursión a Tindari. O La voz del violín. O El olor de la noche. Buf, qué lío tener que elegir

Francisco Ortiz dijo...

Una colaboración en una revista muy interesante.

HLO dijo...

Interesantísima, en efecto.

Y me apunto los títulos de Camilleri, para sumergirme ya en la Sicilia profunda.

Lucía dijo...

Camilleri crea adicción. La espera entre edición y edición en castellano me la paso mordiéndome las uñas, luego cuando consigo el libro me lo cepillo en un día.
Por cierto, la serie de televisión es muy buena.

Un abrazo.

HLO dijo...

Vaya, estoy deseando ya darle un muerdo a un Camilleri-Montalbano...

Y ya es raro que una serie televisiva basada en una obra literaria sea buena.

Otro abrazo.