Muerte entre poetas

9 de febrero de 2011


He leído con placer la novela de Ángela Vallvey. Me he atrevido con ella a pesar de ser finalista del premio más redondo y gordo del panorama literario español. A pesar también de la contraportada en la que se dice que en la novela “se hace un guiño a las viejas novelas de Ágatha Christie” (¿se podría predicar también de las novelas de Thomas Mann, un contemporáneo, que son “viejas”?) .

La novela de Vallvey, claro, no es sólo una novela negra. No porque la autora desprecie el género, pienso yo, sino porque es otra cosa. Con el pretexto de un asesinato se van tejiendo historias, muy al estilo de los Cigarrales de Toledo, de Tirso de Molina. Una obra que, curiosamente, no sólo comparte espacio escénico con la novela sino una estructura compleja en la que se van sucediendo historias que se abren como cajas llenas de sorpresas (la terrible historia de Cristina Oller, por ejemplo).

Se puede leer la novela como un roman à clef, tratando de desentrañar quiénes son los modelos reales de esos estrafalarios poetas que se reúnen en el Cigarral de la Cava, pero creo que no merece la pena. La cultura literaria y la garra narrativa de Ángela Vallvey hacen que disfrutemos de su escritura más allá de cualquier hipotético referente en el mundillo literario español.

Ángela Vallvey, "Muerte entre poetas". Barcelona, Planeta, 2009.

2 comentarios:

Angie dijo...

Está muy sagazmente vista la relación con el libro de Tirso de Molina. Fina crítica, felicidades.

HLO dijo...

Muchas gracias, Angie. Veo que cocnoces las intenciones de la autora muy bien.
Salúdala de mi parte.