Pedro Antonio de Alarcón 55

25 de febrero de 2011


Sí, éste es el auténtico portal de la calle Pedro Antonio de Alarcón de Granada donde vivió Maldonado como opositor. Aquí vivió su felicidad de molusco y aquí cenaba sus calamares en salsa americana. Aquí no dejo de ser feliz ni infeliz: vivía en esa sopa amorfa que era su vida, en esa masa viscosa que era su protegerse de los demás para no sufrir (una elección como otra cualquiera). Aunque al final la vida siempre te reclama y te lanza por los derroteros más inesperados. Y no digamos la muerte, que nunca deja de cobrar su pieza y lanzarla donde siempre.
En este blog he hablado del Pedro Antonio de Alarcón escritor, de su novela "El clavo", una novela negra con todas las de la ley, interesante de verdad. Pero ahora lo traigo a colación como la calle donde vive -vivirá eternamente- mi personaje.

(En la ilustración, la autora y sus botas favoritas: las de tacón "inaudito" como diría mi coach).

Herminia Luque Ortiz, "Bitácora de Poseidón". Sevilla, Paréntesis, 2010.

9 comentarios:

Inma dijo...

Un beso para ti y otro para tu coach que me trae regalitos de vuestros encuentros.

piensaenbrooklyn dijo...

Cuanto tacón....

HLO dijo...

Inma: supongo que será el díptico con el relato ¿no?
Un besote

piensaenbrooklyn: pero si no se ve...

Julio dijo...

Herminia ¿volvera Maldonado? Por cierto, que elegante se te ve. Un beso.

HLO dijo...

Julio: Maldonado volverá. Ahora es personaje secundario de otras dos novelas (una juvenil, otra corta).
Hay criaturas que vienen para quedarse...
Y gracias por el cumplido. Otro bso.

JL dijo...

Sales muy guapa en la foto, pisando fuerte con esos taconazos. No sabía del guiño a P.A. de Alarcón en tu novela, un detallazo.

Besos

HLO dijo...

JL: Muchas gracias, eres muy amable.
Sí, es un autor interesante. Voy a ver si lo releo, tiene unos cuentos muy interesantes. BSOS.

Laura Uve dijo...

Pues ya estoy impaciente por seguirte leyendo (y ver como sigue Maldonado, claro). No me percaté del guiño....buahhhh!!!! (lloro cursi).

Mi niña, te admiro por poder caminar airosa con tacones, nunca lo he logrado (hmmm, la verdad, mis intentos han sido falsos).

Un abrazo grande.

HLO dijo...

Laura: ¡Más impaciente estoy yo por seguir publcando!Que de escribir no paro.
Y lo de los tacones, siendo botas, el pie va seguro. Los que sí son imposibles son esas sandalias de tirillas y taconazo sin plataforma (las usuarias, si las hay, carne de traumatólogo).

Abrazos