La carne obscena

11 de noviembre de 2009



En otro lugar he escrito que la única carne obscena es la de los muertos. En una sociedad en la que el sexo ha perdido en parte su carácter escandaloso para convertirse en un objeto de hiperconsumo, la única obscenidad verdadera, la auténtica, es la de la muerte. No la muerte ficcionalizada, pasada por los filtros de los medios de comunicación audiovisual, las artes tradicionales o los géneros literarios, sino la muerte cercana, cotidiana, la que nos atañe a cada uno de nosotros con su cercanía insoportable.

www.lacavernadeplaton.com. Revista de filosofía co-dirigida por Luis Fernández-Castañeda Belda.

1 comentarios:

Rodrigo Yáñez dijo...

Me vas a disculpar la licencia, pero me vine directamente del blog de Pancho Ortiz al tuyo. Veo que hay una especie de círculo vicioso por la literatura negra, y éso por siempre será algo positivo.
Será que en España son más ávidos de sangre que el chileno mismo..
Espero verlos a los dos por mi blog.
Saludos.