Delicias de verano

30 de julio de 2011


Qué sería del verano sin unos buenos gazpachos (un ajoblanco suave, por ejemplo, con mucha almendra y pan blanco). Igual que un verano sin lecturas: yo puedo prescindir del viaje (tampoco he viajado todos los veranos) pero no hay ningún verano ya en los que no tenga mis libros a mano.
Ahora estoy releyendo mucho: a mi apreciado Francisco Ortiz, al estupendo Antonio Soler, a la siempre maravillosa Virginia Woolf...
Escribir, no demasiado (circunstancias de la vida); he acabado una novela corta y me apetecería escribir, para cambiar de tono, algo de ensayo.
Ya os contraré. Entretanto os deseo salud y gazpachos. Y buenas lecturas en este apacible verano sin grandes olas de calor.

2 comentarios:

indigo dijo...

Estoy contigo, querida compi: un buen gazpacho y un buen libro relajan mucho las calores, que en los últimos días sí se están dejando no-querer.
Un besazo.

HLO dijo...

Ay, compi, el calor no te deja hacer ná, hsta sin fuerzas para hacer un ajoblanco ¿a ti no?
Besote