Biblioteca privada

28 de agosto de 2010


Mi biblioteca privada es un poco rara, lo sé. No tanto en el continente -estanterías de Ikea modelo Billy o, en su aspecto menos canónico, un mueble zapatero con capacidad para un centenar de libros de bolsillo-, como en su organización. Aquí no se ve mi estante de cristianismo del siglo IV (bueno, a la izquierda un poco, con la biografía de Agustín y su mancha roja en la parte superior), ni el de documentación sobre el deporte. Abajo, a la derecha comienzan los estantes dedicados al XVIII; en el lomo azul se puede leer "Enlightenment", el volumen que compré en el Museo Británico. Los libros amarillos y negros son parte de mi colección de Ágatha Christie, en Debolsillo (Random House Mondadori), compartiendo estante con la Historia de las mujeres de Cátedra y otros títulos de feminismo (el de Flora Tristán), tema que continúa abajo con los verdes moteados de Cátedra, y algunos Anagrama de ensayo que, incomprensiblemente, sostienen a Hennig Mankell (al menos, ahí, seis títulos). La lógica del orden es cero, como se observa. No es extraño que se me pierdan con frecuencia mis propios libros y me sea más fácil encontrar las referencias en internet...

5 comentarios:

Laura Uve dijo...

Jajaja... sí parece un caos, pero normalmente la dueña suele encontrar los libros que busca ¿no? Bueno, a mi también me ocurre que alguno se me olvida que lo tengo y lo vuelvo a comprar... pero pocos, dado lo voluminosa que es mi biblioteca (cuando compro un repe... siempre lo regalo, así que nunca tengo mala conciencia...).

HLO dijo...

Uf, pues a mí me da rabia comprar un libro que ya tengo...Con la de libros que hay en el mundo e ir directa a uno que ya has comprado antes...

Laura Uve dijo...

Sí, a mi me enfadaba bastante... por eso adopté ese recurso, hacer un regalo inesperado acualquier amigo/a... así logró una alegría de un enfado.... si es que la que no se consuela es porque no quiere...

ricardobosque dijo...

¿Caos? Y a mí que me parece ordenadísima... Será por la costumbre de ver la mía.

HLO dijo...

Anda, Ricardo, guapo, pon una foto de tu biblioteca en tu blog y comparamos....