Tess

27 de agosto de 2010

Las novelas son también registros arqueológicos. Registros arqueológicos emocionales. En esta novela de Thomas Hardy se ve bien a las claras. En ella, se plantea un conflicto emocional y personal impensable en nuestra sociedad contemporánea, aunque sí en otras sociedades en las que la libertad personal y la sexual, sobre todo para las mujeres, están restringidas.
Pero hay algo verdaderamente sorprendente en esta novela. Hacia el final, una desesperación intensa, una exaltación del presente, del instante de gozo que salta sobre cualquier consideración, sacude a los protagonistas. Aunque sabemos que tendrá consecuencias fatales, no podemos dejar de conmovernos ante un destino tan cruel como injusto.

(La portada de esta edición es una birria, oscilando entre la inspiración pop y el porno suave -si existiera. Por eso he preferido el cartel de la película de Polanski, que no he visto)

Thomas Hardy, "Tess, la de los D´Urberville". Madrid, Alianza, 2006.

2 comentarios:

Laura Uve dijo...

Tomo nota, no la conocía.

HLO dijo...

Te sugiero que empieces por los relatos "Un grupo de nobles damas", en Alba, y luego, si te gusta, sigas con las novelas.