Pescaíto

6 de agosto de 2010



De acuerdo: no tengo remedio. Me he vuelto a comprar otro con dos "eses",es decir, otra novela firmada por un autor nórdico (nórdica -noruega- en este caso) con esas letras en su nombre...
Claro que decir "nomevolveréacomprarunautorcondsesesenelapellido" es tan tonto como decir que no te compras ningún autor en lengua hispana que tengo una "zeta" en su firma (hasta yo estaría incluida).
Debe ser que los extremos se tocan. Que nos gusta lo que nos parece exótico. Y la recomendacón de mi amiga Eloísa, en un chirnguito de la playa, comiendo pescaíto frito y espetos de sardinas, no podía sino dar este resultado. Y es que del gusto literario de mi amiga me fío, porque, en general, coincidimos. (No tanto en cuanto a bebidas, porque a ella le gusta el tinto de verano con limón, y a mí con "casera").

Karin Fossum, "No mires atrás". Barcelona, Debolsillo, 2010.

3 comentarios:

Laura Uve dijo...

Pues me pasa algo parecido..., digo con las novelas de autor nórdico... pero ésta, de momento, no la conozco.
Ese plato tiene una "pinta" estupenda. Yo me lo tomaría con vino blanco bien frioooo.

HLO dijo...

Ayer por la noche empecé a leerla y está bien. Me parece una escritora honesta, que no trata de engatusar al lector. Lástima que en la contraportada le chafen el comienzo de la novela. La novela negra es género delicado y hay que tratar de no despachurrarla no sólo en los finales.

Y el pescaíto frito es lo mejor para el verano.

Laura Uve dijo...

Qué peligrosas son las contraportadas a veces... Y claro, la novela negra creo que es especial, hay que preservarla bien para evitar desvelar algo, por leve que sea.