Ojos verdes

9 de agosto de 2010


Ya sabemos que la detective Kinsey Milhone es una trabajadora concienzuda y metódica. Va anotando todos los detalles de sus casos en fichas de cartulina, y luego redacta primorosos informes con su Smith-Corona -pues, recordémoslo, vive en una idílica época anterior a pecés, blackberries o aipods.
Los escritores deberían tomar nota y ser, de igual modo, sistemáticos y minuciosos. Sue Grafton incluida. Pues siempre hay pequeños detalles que se escapan a quienes pergeñan criaturas literarias. Y, o bien te creas tus propios muñecos, como Balzac con los personajes de la Comedia Humana, o lo anotas todo lo que has dicho sobre tu personaje.
Así, nuestra querida Kinsey no tendría "ojos color avellana, pestañas castañas", en la "F de de fugitivo" (página 23), y en la "T de trampa", "(...) ojos verdes orlados de oscuras pestañas" (página 273). En fin, un pequeño lapsus que quizás pueda justificarse porque en el primer caso es Kinsey quien se describe, y en el segundo es otro personaje quien lo hace...Porque no creo que Kinsey haya cambiado de gustos (su falta de coquetería es proverbial: no se maquilla, ella misma se corta el pelo con unas tijeras cortauñas y sólo tiene un vestido negro, que lo mismo sirve para cóctel que para funeral), y se haya mercado unas lentillas de color verde...Eso sí que resultaría imperdonable en el personaje. Querida Kinsey: no cambies. Sé siempre fiel a ti misma.

(En la ilustración, una Smith-Corona setentiana).

Sue Grafton, "F de fugitivo". Barcelona, Tusquets, 1992.

4 comentarios:

Laura Uve dijo...

Jajajaja........preciosa entrada, qué observadora.
Tengo alguna pendiente por leer, acabé exhausta porque leí unas cuantas muy seguidas. Me encanta el personaje.
Saludos.

Rodrigo Yáñez dijo...

Me parece que sería imperdonable hoy por hoy no hacerse caso del más mínimo detalle. Con tantas herramientas debiera ser tarea fácil. Aunque hay que saber guardarse ciertas cosas para no rebalsar al lector de apuntes infinitos. Y qué irónica me parece la foto con todo el embrollo. =P

Saludos.

R.F. Yáñez.

HLO dijo...

Laura: a mí también me encanta el personaje. Pero no sé si la soportaría como vecina.

Rodrigo: al final todo el control es del creador, como siempre.

Laura Uve dijo...

HLO: jajaja, en eso estamos de acuerdo. He empezado a leer una novela, de esas que alguien se empeña en dejarte (como me suelo fiar de ella la he empezado a leer, dejando mis elecciones otra vez en espera). Es de Mercedes Castro, "Y punto". ¿La has leído?Ummmm... de momento tiene buena pinta.