Burkini

31 de agosto de 2010


El cuerpo como enemigo. Eso deben pensar los diseñadores -y los compradores también- de esta prenda, el colmo del absurdo y la incomodidad, dada su función lúdico-acuática.
Las mujeres, con este traje de baño, quedan reducidas a un óvalo facial, unas manos prensiles -menos mal, porque si no, cómo iban a nadar- y unos pies desnudos....Eso porque no conocen ese pasaje del Quijote en el que se habla del encanto sensual de los pies de una joven que baña sus pies en un arroyo, pareciéndole al narrador pedazos de mármol bellíismos (cervantinos eruditos, por favor, si podeis ayudarme con la referencia....)
Sólo de pensar en el contacto pegajoso de toda esa ropa dan ganas de no bañarse. O hacerlo completamente desnuda y colgarlo en Youtube, que los extremos se tocan.

5 comentarios:

Laura Uve dijo...

Madre mía, es increible hasta donde puede llegar la imaginación enfermiza de los hombres que tienen problemas... Yo las veo cada vez que bajo a la playa, totalmente tapadas y por la orilla mojándose los pies... mientras ellos van en bañador claroooo

HLO dijo...

Típica ley del embudo o viva la desigualdad...

Carmen Velasco dijo...

Querida Herminia,tienes toda la razón, y los pies..., los pies! "que eran tales que no parecían sino dos pedazos de blanco cristal que entre las otras piedras del arroyo se habían nacido", jejeje, piedras al fin..., será eso?, pero ya sabemos desde hace siglos que "la erudición engaña" y nos está costando demostrarlo... con tanta blancura a cuestas...
Un placer leer tus post. Magníficos y necesarios.
Te he dejado un mensaje en el mío.
Un abrazo

indigo dijo...

Bañador-burka.
Besote

HLO dijo...

Sí, es más adecuado ese nombre compuesto porque de bikini, ni rastro.

Un beso, compi