Monserrat

27 de agosto de 2010


No sé qué se creerán esos mierdas. Esos mierdas que se atreven a quitarle todo a una mujer. Todo lo que puede ofrecer la vida (el contacto con sus hijos, un café con leche por la mañana, el cielo estrellado de agosto, el trabajo bien hecho, ese capricho largamente aplazado). Todo; lo bueno y lo menos bueno, pero lo único que podemos coger con las manos. Porque esos mierdas consideran que una mujer no es sino una piececilla en sus vidas, una cosa ínfima y deleznable que ha tenido la osadía de no seguir sus instrucciones o sus deseos. Esa mujer, encima, con la que han compartido tanto y se han mezclado tanto -hasta su carga genética. Pero, no, no tiene derecho a ser por sí misma, para sí misma. Se ha atrevido a no ser para ti. Y eso, claro, un mierda no lo soporta. Porque sin esa persona, un mierda será sólo eso: la hez de la sociedad, lo más despreciable.

(El asesinato de María Monserrat Labrada Campos, en Lugo, ha roto en España una aparente tregua en este siniestro feminicidio que es la violencia de género).

3 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Oye ¿qué opinas de que Carmen se represente un año sí y otro también, generalmente en forma de "ballet español"?

Casi no se cae de la cartelera madrileña y nunca, jamás, he oido que a nadie le moleste que al final Don José mate a esa "mala mujer".

En serio ¿nadie ve nada malo en ese argumento?

HLO dijo...

Vamos a darle la vuelta al argumento. Carmen, como símbolo de la mujer libre, que hace lo que quiere por encima de convenciones sociales (monogamia, matrimnio...)
Es lo que tienen las obras literarias -u operísticas en este caso- que pueden ser interpretables, tener varios significados...y sólo son literatura u óperas.
Lo grave es lo otro: una realidad social aplastante, un fenómeno social para el que tenemos que establecer mecanismos de defensa. Empezando por los educativos y terminando por los policiales y judiciales. Pero claro, si en este caso como parece (lo pondremos en el cajón de la presunción todavía)el asesino es profesor en un cenro de sencundaria...¿Qué "valores" estaba transmitiendo a su alumnado? ¿Cuál es la "enseñanza" que transmite con su acto?

Laura Uve dijo...

Plas, plas, plas... No puedo añadir nada más a tu entrada...
Un abrazo