Café Florián

24 de agosto de 2010


El comisario Brunetti queda con la dottoresa Barbara Zorzi en el café Florián, uno de los establecimientos más afamados de Venecia. Piden café (no dice la autora que lo acompañen con un dulce, como en la ilustración, aunque sí nombra un azucarero de plata) y charlan. No es, empero, una cita amorosa (Brunetti es fidelísimo, ya lo sabemos; uno de los dos o tres maridos fieles que quedan en el mundo). Ni una cita de cortesía. Barbara, aparte de ser hermosa y hermana de la signorina Elettra, es médico. Y, como tal, ha atendido recientemente a la hija del avvocato Carlo Trevisan. Éste ha sido asesinado y Brunetti se ocupa del caso con la minuciosidad acostumbrada. Nunca se sabe a dónde pueden conducir los detalles más triviales en apariencia...
Cuando salen a la plaza, la dottoresa justifica el pesimismo que Brunetti dice ser propio de los venecianos: "Tuvimos un imperio. Ahora -dijo ella repitiendo el ademán que abarcaba la Basílica, el campanile y, debajo, Sansovino´s Loggeta-, lo único que tenemos es esta Disneylandia" (pág.53)-

(Una frase ingeniosa que se merecía, por lo menos, que la traductora se hubiera tomado la molestia de deshacer el sintagma anglosajón, devolviéndole independencia y personalidad a la loggia construida por el Sansvino entre 1537 y 1542, y a sus tres arcos de medio punto y sus ocho columnas marmóreas; en cambio sí castellaniza la ciudad de Disney, más afín culturalmente.)

Donna Leon, "Muerte y juicio". Barcelona, Seix-Barral, 2007.

6 comentarios:

antonio dijo...

Gracias nuevamente.
No se como lo haces.
Saludos.

HLO dijo...

Lo mío es incurable

Un saludo

Laura Uve dijo...

Toda la razón HLO... Sí, es preciosa de verdad.
Un abrazo

HLO dijo...

Lura Uve: ¿has estado en Venecia en invierno o en verano? A mí me falta la versión de invierno, aunque el acqua alt ame da repelús, pero seguro que sus luces son más bellas, más brunettianas también.

Laura Uve dijo...

He estado en verano, así que me falta la versión de invierno, o quizás otoñal... encaja mejor ¿no? Bueno, pues queda pendiente...

JAMS dijo...

¿Es Venecia Disneylandia para los ojos de Brunetti o los de la dottoresa?
Creo que los ojos de Donna Leon son los de la doctora. Y seguramente los de los italianos del Veneto también. Pero el resto del mundo, los que convertimos a Venecia en Disnelylandia, la vemos como Brunetti.