Federico es de todos

6 de octubre de 2009



La familia del poeta se obstina en dejar los huesos de Federico donde están, es decir, inmisericordemente arrojados a la fosa de los tiempos, sucios de tierra e ignominia. Pero ni siquiera son los descendientes directos del poeta -que no tuvo hijos- sino terceros, como otros terceros, quienes deciden sobre los huesos del poeta universal (y no sólo sobre el incordio de un tito lejano). La tumba se abrirá porque otras familias de fusilados sí quieren recuperar los restos de sus allegados. Se dice que la cabeza de Federico, con una acusada dolicocefalia, puede ser reconocida de un simple vistazo forense...Han sido prohibidos los teléfonos móviles entre las personas que trabajarán en la exhumación de los cadáveres, con el fin de que no se pueda tomar imagen alguna. Pero por qué se obstina la familia en no desenterrar a Federico, dicen algunos.Ian Gibson, biógrafo del poeta, proclama que Federico no es propiedad de una familia, Federico es de todos.

2 comentarios:

indigo dijo...

Puede que Federico no esté allí... y puede que la familia lo sepa...

HLO dijo...

Es una posibilidad que siempre se ha barajado, a partir del relato de ese niño pastor que dijo haber presenciado el fusilamiento... Pero ¿por qué tanto secretismo? ¿No puede salir a flote la verdad de una vez?