Escándalo

5 de noviembre de 2010



Madre del amor hermoso, la que le está cayendo a Sánchez Dragó... (digo de publicidad gratuita). Si lo llego a saber, firmo mi libro con pseudónimo masculino y afirmo que son mis memorias personales, enteras y verdaderas. Las vivencias de un pederasta in pectore en tiempos de la LOGSE...
¿Qué tal Alfonso Balcones ? ¿O Javier Lejanías? ¿Tal vez Pedro Reinvierte? ¿Kete Flores? ¿Félix Queer?
No sé, estoy hecha un lío. Aconséjenme, queridos lectores. Un buen nombre de hombre, en los tiempos que corren, se ha convertido en algo valiosísimo.

3 comentarios:

JAMS dijo...

Un buen nombre para un personaje puede ser Armando Bronca Segura. En la tarjeta pondría Armando B. Segura, detective. Y los amigos lo reconocerían como Mando (Arman quedaría inadecuadamente cursi para un detective que investiga a un pederasta de pago y viejo). Porque ¿estamos hablando de un detective? ¿No?

HLO dijo...

No, es un hombre, digo un nombre, para mí...

Noemí Pastor dijo...

Fernán Caballero. Ah, no, ¡que ya está cogido!