El ermitaño del rey

13 de marzo de 2010


También Arias Montano conoció los placeres de Venus. O eso al menos quiere la ficción novelesca. En esta hermosa novela de Julio Manuel de la Rosa se nos va desvelando, desde una muerte que se sabe inminente, las peripecias vitales de este singular erudito del XVI. Benito Arias Montano,de origen modesto, llegó a ser capellán de Felipe II y fue el responsable de la monumental Biblia Regia ,editada por Plantino en Amberes."Tiempos muy oscuros", dice el protagonista, al que, como a su amigo Luis de León, persiguió con saña el Santo Oficio.
La novela (merecedora del VII Premio de Novela Corta Diputación de Córdoba) está escrita con un lenguaje exquisito. Aunque utilice expresiones del siglo áureo, su lenguaje no cae en una vulgar mixtificación sino que es una creación original y exquisita del autor. Un lenguaje literario rico en matices que ha absorbido magistralmente una erudición colosal para administrarla entre acertados coloquialismos. El relato nos va llevando, desde la penosa enfermedad del protagonista, a las vivencias íntimas y a los acontecimientos que vivió en esa Europa convulsa, de Trento a Amberes, pasando por El Escorial filipino. Arias Montano hilvana sus recuerdos para unirlos al esbozo de una hipotética biografía de Erasmo de Rotterdam.
Cuando llegue al fin la muerte, aún nos aguardará una sorpresa.

(La ilustración es de Lucas Cranach el Viejo, "Venus y Amor").

Julio Manuel de la Rosa, "El ermitaño del rey".Sevilla, Algaida, 2007.

1 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

Visito por primera vez este espacio y me he dado una vuelta por tus maravillosos escritos y con tu permiso te enlazo.
Un cordial saludo.