La copa dorada

20 de marzo de 2010


Bueno, insoportable no es el término que en puridad le colgaría a Henry James. He leído con evidente placer obras suyas como "Las bostonianas·, "Los papeles de Aspern" o "Washington Square", quizá la mejor y la más desesperanzadora. Pero con "La copa dorada" me pasó algo que no me suele pasar pero que pasa de vez en cuando. Llegado cierto punto dije, como en un relación personal de mal cariz: "hasta aquí hemos llegado". La irritación que me producían esos riquísimos Adam e hija y sus cónyuges respectivos, tan sutiles y evanescentes (tan cerdos en el fondo) me hicieron decir basta. Mientras cerraba el hermoso libro editado por Alba pensé con furia: "A estos los ponía yo de cajera y de reponedor en el Mercadona; a ver si les duraba la tontería".
Y éste fue mi dramático fin con el último Henry James.

Henry James, "La copa dorada". Barcelona, Alba, 2000.

4 comentarios:

danvers dijo...

Pues tienes toda la razón: esta "copa dorada" desborda nuestro aguante mucho antes de que se llegue al final. Y te lo dice quien se la tragó enterita (en una edad más joven) y para quien Henry James es uno de los grandes de la literatura.
Pero "La copa dorada" es el mayor latazo que tiene (aunque "Las alas de la paloma" está a punto de empatarle, sólo que aquí se puede echar bastante parte de la culpa a la traducción).
Por cierto que pasan los años y creo que los James más ligeros y que pasan mejor la prueba del tiempo son los primeros. ¿Has leído "Roderick Hudson", su segunda novela, publicado hace poco en una bonita edición de Funambulista?

HLO dijo...

Querido Danvers: siempre me pillas en un renuncio...No, no he leído "Roderick Hudson". ¿Será posible que haya autores que empeoren con el tiempo? Sí, debe ser posible (Cervantes ya lo demostró con el Persiles).
Por cierto ¿para cuándo tu blog de cine y/o literatura? Es una pena que no compartas con la humanidad tu caudal de conocimientos al respecto. Y,sobre todo, discreparíamos tanto...

indigo dijo...

Si, guapa, a veces hay que plantarse, y más vale hacerlo a tiempo que tarde.
Besote

danvers dijo...

Los autores empeoran con el tiempo, claro (también mejoran), como nosotros los lectores/espectadores mejoramos, empeoramos o sencillamente cambiamos.
O eso, o que nuestra percepción de la calidad es de lo más veleidosa: la primera vez que vi "Taxi Driver" de Scorsese me pareció un soberano latazo, la segunda una obra maestra y la tercera, hace escasas semanas, una película incongruente e inconsistente. ¿Cuál de mis tres impresiones era la buena: la última por ser última, la primera por ser la de un espectador menos "contaminado" por la pedantería crítica, la de en medio por ser la más positiva... o ninguna en particular?
Y en cuanto al blog, me temo que ahora mismo no tengo disciplina ni para averiguar cómo se hace ni para ser fiel a uno, como tan admirablemente sí puedes tú. De modo que te seguiré leyendo... y apuntando los autores que citas.