Onfray

30 de julio de 2010


Le voy a dedicar a Michel Onfray una etiqueta aparte, separándolo de la genérica "filósofos". No es que comulgue con la totalidad de su pensamiento (es muy difícil, aunque loable, sustentar todo el edificio del pensamiento en el concepto de "placer") pero me parece extraordinariamente interesante. Onfray no es un dador de recetas para uso del consumidor (una autoayuda fina, vamos a decirlo así), ni le hace la pelota al lector.
Él expone su pensamiento con una contundencia y una persistencia admirables. Y se atreve con las religiones del libro: en este "Tratado de ateología, carga por igual contra el cristianismo, el islam y el judaísmo".
Sólo he leído seis de sus obras y ésta ha sido la última. Pero quizá la que define mejor el espíritu de este osado pensador francés. Y es que pensar y decir siguen siendo operaciones arriesgadas en este mundo contemporáneo, aunque parezca lo contrario.

Michel Onfray, "Tratado de ateología". Barcelona, Anagrama, 2008.

3 comentarios:

Noemí Pastor dijo...

Yo soy un poco masoca y me gusta que de vez en cuando me den cañita, así que me caen bien estos escritores poco complacientes con el lector que no nos regalan los oídos.

HLO dijo...

Es mejor, claro, que el lector complazca al autor (lo digo como futura autora, je,je).

indigo dijo...

Me lo apunto como recomendación, parece interesante.
Besote