El hombre que detuvo a García Lorca

17 de enero de 2010


Ian Gibson es un prestigioso hispanista que ha dedicado buena parte de su labor profesional a la figura de Federico García Lorca. Digo "figura" porque nadie como él ha buceado en la personalidad y en las peripecias vitales del poeta granadino, desde su ya épica biografía publicada en Grijalbo a comienzos de los ochenta.
En "El hombre que detuvo a García Lorca" la labor de investigación es más que nunca detectivesca. Le sigue la pista un señor nada simpático: Ramón Ruiz Alonso, padre de las que luego serían las actrices Emma Penella, Terele Pávez y Elisa Montes (como decía Bertrand Russell el secreto de la felicidad está en escoger unos buenos padres; ellas debieron buscar la felicidad en las tablas).
Ruiz Alonso, diputado de la CEDA (el partido derechista de Gil-Robles) , nunca negó, según escribe Gibson, haber detenido a Lorca en la casa del poeta Luis Rosales. Cuando lo detuvo le aseguró, cínicamente, que no le pasaría nada, que sólo le harían algunas preguntas en el Gobierno Civil (capítulo V, pág.164). Estremece el relato. Ver cómo sobre mezquindades sin cuento y minúsculas rivalidades se va tejiendo, implacable, la muerte del poeta.
Interesantísima también es la parte del capítulo IV dedicada a "La casa de Bernarda Alba", con los posibles referentes reales de los personaje y cómo pudo ser también un motivo de odio hacia Federico.
En resumen, un libro muy recomendable no sólo para incondicionales del poeta sino para amantes de las investigaciones históricas hechas con rigor y pasión a la vez. También para buceadores de las bajezas a las que puede llegar el ser humano (los lectores de novela negra en general).

Ian Gibson, "El hombre que detuvo a García Lorca. Ramón Ruiz Alonso y la muerte del poeta". Madrid, Punto de Lectura, 2008.

1 comentarios:

indigo dijo...

Me lo apunto: otro pendiente.
Un besote