Las mujeres de Galdós

16 de enero de 2010

Estoy leyendo "Halma", de Galdós, el primer libro no mío con el que he rellenado mi libro electrónico. La protagonista es Catalina, condesa de Halma. Esta noble de rancio abolengo (con una parodia de genealogía comienza la novela) se ha casado con un conde más pobre que las ratas y que, encima, tiene el mal gusto de morirse. La condesa, acogida en casa de su hermano, llevará una vida retirada y volcada en la religión.
Pronto se cruzará el dinero, en forma de "legítima" o parte que le corresponde la su herencia. Pero la condesa no tiene intención de disfrutar de tal patrimonio....
Los personajes femeninos galdosianos, en general, no son felices. Y a veces son incluso figuras patéticas.
Aunque para mujer infeliz nadie mejor que Lorenza Cobián, la mujer que engendró dos hijos del escritor (uno muerto al poco de nacer; otra su hija María -en la foto, con su madre). Lorenza era una mujer poco culta. Como Galdós, ya famoso, se burlara de que no había leído ninguna obra suya, le espetó: "Ni tuya ni de nadie". Así también debió sentirse íntimamente, porque se negó a casarse con él, alegando que, si lo hacía, perdería la ilusión.
Lorenza Cobián se mató en 1906 tras sufrir fuertes depresiones. Un periódico publicó la noticia de este modo despiadado: "Suicidio de una loca".

Benito Pérez Galdós, "Halma" , www.cervantesvirtual.com

1 comentarios:

indigo dijo...

Pues la vida real sí que es un novelón, ¡qué historia!
Un abrazo