Ganchillo

27 de enero de 2010


Que la literatura modela al autor parece algo obvio. Es decir, que la literatura, incluso en los casos más flagrantes de dilettantismo, construye al autor más allá de cualquier otra actividad a la que se dedique -incluso profesionalmente-, parece fuera de duda. No es lo mismo hacer ganchillo que escribir sonetos, por mucho que ambas cosas puedan declararse como "aficiones". Hay siempre en el escritor, hasta en el más secreto o en el afecto sólo por temporadas, una llamada soterrada pero tenaz, un río oculto que lo conduce por meandros de lo inconcebible o lo lleva al despeñadero sin más.
El que emprende una obra literaria no vuelve jamás tal cual era. Pues no se crea belleza impunemente. Las restantes aficiones del mundo proporcionan, por el contrario, un sosiego indiscutible.
Yo, que aprendí a hacer ganchillo, puedo corroborarlo.

3 comentarios:

natalia_paperblog dijo...

Buenos días,

En primer lugar, quisiera disculparme, pero no he encontrado otra manera de contactarte que a través de los comentarios.

Me gustaría invitarte a conocer Paperblog, http://es.paperblog.com/ un servicio de difusión recién inaugurado (el pasado 18 de enero) cuya misión consiste en identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos. El tuyo se adapta a nuestros criterios de calidad y creo que tus artículos resultarían muy interesantes a los lectores de la temática «Cultura»

Espero que el concepto te resulte atractivo. Mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Recibe un cordial saludo,

Natalia
Responsable de Comunicación
natalia@paperblog.com

Francisco Ortiz dijo...

Y de la lectura de las mejores obras tampoco se vuelve tal cual uno era, creo.

HLO dijo...

Pues sí, estamos de acuerdo. Las lecturas que nos marcan, nos marcan hasta físicamente (seguro que a nivel neuronal es perceptible esto.